Artículo

Seguir o no seguir con el presidencialismo

26/07/2021

En estos últimos días se ha desatado la carrera presidencial, con importantes definiciones de candidaturas. Con las primarias legales del 18 de julio y la consulta ciudadana del 21 de agosto tres bloques habrán definido sus candidatos y candidatas, a los que se irán sumando nuevos nombres que vemos emerger en la conversación. Si bien la Convención aún no empieza con la discusión de los temas de fondo, es inevitable que la reflexión en torno a cuestiones como el régimen de gobierno, las atribuciones del Presidente y la relación del futuro presidente o presidenta con la Convención emerjan en este escenario de definiciones presidenciales.

El Presidente (a), está dotado de muchas atribuciones que refuerzan su independencia y posición respecto del Congreso, como la iniciativa exclusiva para legislar sobre algunas materias, el control de la discusión presupuestaria, la autonomía para nombrar a sus ministros, entre otras

Respecto del sistema de gobierno, aunque la realidad muestra que estos no son “puros”, y que mezclan elementos propios de distintos modelos y cuestiones propias de la realidad de cada país, en general hay consenso en que un sistema de Gobierno semipresidencial es un modelo intermedio entre el sistema presidencial (como el que actualmente existe en nuestro país) y un sistema parlamentario (como varios países europeos).

En Chile, la ciudadanía elige directamente al jefe o jefa del Gobierno de manera independiente del Congreso. Además, el Presidente (a), está dotado de muchas otras atribuciones que refuerzan su independencia y posición respecto del Congreso, como la iniciativa exclusiva para legislar sobre algunas materias, el control de la discusión presupuestaria, la autonomía para nombrar a sus ministros, entre otras. El sistema de gobierno parlamentario es el opuesto. En estos sistemas, la ciudadanía elige a los representantes del Congreso quienes son los que elegirán al Presidente (a) (denominado Primer Ministro (a)) quién deberá mantener una relación muy estrecha con el Parlamento en la conducción del Gobierno. Bajo este sistema, el Gobierno está controlado por el Parlamento. 

Generalmente, un sistema de gobierno semipresidencial mantiene la figura del Presidente (a) electa directamente por la ciudadanía y agrega la figura del Primer Ministro (a) que, junto con su gabinete de ministros (as) es ratificado por el Congreso. El propósito de este tipo de sistemas es generar gobiernos de mayorías, con amplios consensos y con una relación coordinada y cercana entre los poderes, manteniendo algunas características de los otros dos modelos. Muchos países en el mundo cuentan con alguna forma de este régimen, entre los que se encuentran, Rusia, Rumania, Islandia, Madagascar, Senegal y Francia, por nombrar algunos. Si te interesa este tema y quieres aprender, la Biblioteca del Congreso Nacional preparó este artículo


Compartir