Artículo

Voto obligatorio versus voto voluntario

26/07/2021

La restitución de la obligatoriedad del sufragio es un elemento que anda rondando hace ya algún tiempo y que cobra fuerza cuando se dan procesos electorales que evidencian baja participación. A principios de julio la Comisión de Constitución del Senado aprobó la idea de legislar un proyecto de reforma constitucional -originado en mociones parlamentarias- que ya pasó su trámite en la cámara de diputados y que modifica el artículo 15 de la Constitución estableciendo la obligatoriedad del sufragio. El debate se ha centrado en cuestiones como si se debe sancionar o no a quienes no acudan a votar, qué pasa con la inscripción y si se alcanzaría a implementar para las próximas elecciones, como puedes consultar en este artículo.

La baja en la participación ciudadana en procesos electorales genera múltiples riesgos y problemas para los sistemas políticos democráticos.

Desde 2012 rige en Chile la inscripción automática y el voto voluntario (modificado constitucionalmente el 2009). Esto puso a Chile en la tónica de democracias en el mundo que han ido consagrando el voto voluntario. En efecto, de acuerdo a un informe preparado por el PNUD en 2017, solo un 13% de los países tiene un sistema de voto obligatorio y el 87% consagra uno voluntario.

Sin perjuicio de que los niveles de participación en los países son variados, en general se observa una tendencia mundial a la baja. La experiencia chilena, en especial, muestra una marcada baja en la participación que, para algunos, se acentuó con la incorporación del voto voluntario. Por ejemplo, de acuerdo a los datos del SERVEL, en las elecciones presidenciales de 1989 la proporción de mayores de 18 años que participó fue de un 87%, mientras que en las elecciones presidenciales de 2017 fue de un 49%.

Sin perjuicio de que la disminución en la participación es un fenómeno multicausal, parece haber consenso en que el voto voluntario contribuye de manera importante a este fenómeno.

La baja participación ciudadana en procesos electorales genera múltiples riesgos y problemas para los sistemas políticos democráticos. Para afrontarlos, algunas voces han propuesto volver al voto obligatorio, mientras que otras afirman que la solución no pasa por obligar a los y las ciudadanas a votar. La pregunta importante a resolver políticamente, por lo tanto, es si hay un interés general asociado al acto de votar o, en cambio, este acto responde al puro interés particular de cada ciudadano o ciudadana. Poder obligar a votar depende de esa definición. Por lo mismo, debatir la adopción del voto obligatorio o mantener el voluntario será una cuestión central durante la convención constituyente. Si te interesa saber más sobre las implicancias de uno u otro mecanismo y cuál es la experiencia chilena y comparada al respecto, revisa el informe del PNUD acá. También revisa la interesante historia electoral chilena en este sitio preparado por la Biblioteca Nacional acá.


Compartir